Restaurar la promesa estadounidense para la comunidad latina

Si vamos a reestructurar nuestro país y nuestra economía, restaurar nuestro gobierno y salvar nuestra democracia, debemos estar dispuestos a luchar por soluciones audaces a los problemas que enfrentamos como nación. Continuaremos actualizándo este documento en base a los comentarios y opiniones de los activistas, líderes comunitarios, organizadores, expertos en políticas y partes interesadas de la comunidad latina.

Tabla de contenido

Estamos viviendo en tiempos sombríos en la historia de nuestra nación. La campaña para la presidencia de Donald Trump se enfocó en demonizar a los mexicanos e inmigrantes y así ganó. Desde entonces, las comunidades latinas y las comunidades de color han sido un blanco para los denigrantes ataques de Donald Trump y su administración—desde la separación familiar hasta las deportaciones y la incitación a la violencia—todo mientras se le siguen llenando los bolsillos a los centros de detención privados y los intereses corruptos de aquellos en su administración. 

Pero, no llegamos aquí de la noche a la mañana.

Desde los rancheros tejanos que perdieron sus tierras en el sudoeste hasta los estudiantes castigados por hablar español en la escuela y los desechos tóxicos arrojados en Puerto Rico, Estados Unidos tiene una larga historia de injusticias sancionadas por el gobierno contra la comunidad latina.

Sin embargo, a cada paso de la historia de nuestra nación, los latinos, las latinas y las personas latinx han estado a la vanguardia de la lucha por la justicia social, racial y económica, liderando con valentía y una esperanza inquebrantable.

Desde el ícono de la liberación trans Sylvia Rivera, la líder en educación de los derechos civiles Sylvia Méndez, la sindicalista Dolores Huerta y los estudiantes chicanos que lideraron las huelgas de 1968 en el Este de Los Ángeles hasta la activista climática juvenil Alexandria Villaseñor, los jóvenes latinos del movimiento de inmigrantes indocumentados, y millones de padres que trabajan todos los días para asegurar un mejor futuro para sus hijos, sabemos que cuando los latinos luchan contra las injusticias, ganan.

Si vamos a reestructurar nuestro país y nuestra economía, restaurar nuestro gobierno y salvar nuestra democracia, debemos estar dispuestos a luchar por soluciones audaces a los problemas que enfrentamos como nación. Eso significa enfrentar generaciones de injusticias raciales y discriminación sistémica para construir un gobierno que funcione para todos.

Eso es exactamente lo que hacen mis planes. Aquí están algunos ejemplos:

  • Mi plan para la educación pública del kinder hasta el grado 12 asegura que cada niño tenga acceso a una educación pública de alta calidad, sin importar el color de su piel, dónde viven, el idioma que hablan en su casa, cuánto dinero ganan sus padres o su estatus migratorio.

  • Mi plan para el alivio comprensivo de la deuda de Puerto Rico proporciona un camino para que la isla pueda reconstruir y prosperar.

  • Mi plan de inmigración reestructura nuestro sistema de inmigración para reflejar nuestros mejores valores como país, exige un camino a la ciudadanía para millones de nuestros vecinos y soluciona la crisis en la frontera.

  • Mi plan para reformar nuestro sistema de justicia criminal le pondrá fin a la práctica del encarcelamiento masivo que ha destruido la vida de tantos hombres latinos y afroamericanos, así como a  sus familias.

  • Una estrategia comprensiva para abordar el cambio climático será una de las prioridades principales de mi administración, y me aseguraré de que la justicia para las comunidades de color que han sufrido la peor parte de la contaminación ambiental esté al centro de nuestra respuesta.

  • Y en el primer día de mi administración, usaré mi autoridad ejecutiva para comenzar a cerrar la brecha salarial entre las latinas y todos los demás, porque ya es hora de que valoremos de manera completa el trabajo de las mujeres de color.

Sé de primera mano por lo que las familias trabajadoras tienen que luchar todos los días solo para sobrevivir. Crecí en Oklahoma como parte de la clase media baja. Después del infarto cardíaco que sufrió mi papá, mi mamá consiguió un trabajo de salario mínimo en Sears, para que no perderíamos nuestra casa. Mi vida ha dado muchas vueltas: conseguí una beca para ir a la universidad, me enamoré, abandoné la universidad a los 19 años y me casé con mi primer marido. Pero debido a los sacrificios que hizo mi familia y las oportunidades disponibles para mí, pude ser la primera en mi familia en ir a la universidad y luego convertirme en maestra, profesora de derecho, senadora y ahora, candidata a la presidencia de los Estados Unidos. 

En nuestro país, deberías poder cuidar de ti mismo y las personas que amas y construir un mejor futuro para tus hijos. Esa debería ser la promesa fundamental de Estados Unidos.

Mi compromiso con la comunidad latina es este: Cuando sea presidenta, continuaré a luchar y trabajar con la comunidad para poner el poder económico y político en las manos de la gente trabajadora. Así es como lo haremos:

Viviendas económicas

Cada estadounidense merece un lugar seguro, decente y asequible para vivir. Pero para muchas familias latinas, ser dueños de un hogar propio está fuera de su alcance. De las 100 ciudades con la mayor cantidad de hogares latinos, solamente 2—El Paso y Laredo, Texas—han cerrado la brecha de propiedad de vivienda entre los blancos y los latinos.

La falta de acceso a la banca y al crédito, las prácticas racistas de bienes raíces y prácticas discriminatorias de préstamos han servido como impedimentos para los latinos que buscan ser propietarios de vivienda. Y en el periodo previo a la crisis financiera, los reguladores del gobierno ignoraron las señales de advertencia mientras las instituciones financieras depredadoras atacaban a las comunidades minoritarias con hipotecas de alto riesgo y absorbían miles de millones de dólares en riqueza de esas comunidades. Durante la crisis, la comunidad latina sufrió la mayor pérdida de propiedad de vivienda de todos los grupos y perdió el 67% de su riqueza total.

El plan de vivienda de Elizabeth para los Estados Unidos incluye un programa histórico de asistencia para el pago inicial dirigido a las familias en áreas anteriormente afectadas por la política de “redlining”. Los expertos dicen que el plan de Elizabeth es un “plan brillante para cerrar la brecha económica racial.”

El plan de Elizabeth también reducirá el costo del alquiler, tomará el primer paso necesario para cerrar la brecha económica racial y facilitará a los estadounidenses el acceso a viviendas asequibles. Esto incluye:

  • Fortalecer las leyes de vivienda equitativa y su aplicación, proporcionando herramientas al Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, por sus siglas en inglés) para combatir la política actual de “redlining” y luchar contra la segregación de vivienda,

  • Invertir $500 mil millones durante los próximos diez años para construir, preservar y restaurar millones de unidades que serán asequibles para las familias de bajos ingresos,

  • Reducir el costo de alquiler por un 10%,

  • Crear 1.5 millones de nuevos empleos en la construcción y rehabilitación de viviendas, y

  • Promover el crecimiento económico

Este plan es una gran victoria para las familias de los Estados Unidos. Haz clic aquí para leer más sobre el plan de Elizabeth para viviendas seguras y económicas.

Pero eso no es todo. La gentrificación está desplazando a las comunidades de color, el aumento en los costos de alquiler está agobiando a millones de familias y los propietarios están abusando del poder que tienen sobre sus inquilinos. Más de la mitad de los inquilinos latinos están abrumados—gastan más del 30% de sus ingresos en alquiler—y los hogares latinos también gastan una cantidad desproporcionada de sus ingresos en costos de energía. Estudios han demostrado que las mujeres de bajos ingresos en los vecindarios afroamericanos y latinos enfrentan un mayor riesgo de desalojo. Los inquilinos que hablan español han sido acosados por los propietarios por no hablar inglés y han recibido avisos de desalojo ilegales. Y las políticas racistas de vivienda de la administración Trump están poniendo a decenas de miles de familias inmigrantes y a sus hijos en riesgo de ser desalojados de viviendas públicas.

Elizabeth ampliará su plan de vivienda asequible al proteger y empoderar a los inquilinos. Hará lo siguiente:

  • Asegurará los derechos de los inquilinos nacionalmente y luchará contra la explotación de los propietarios corporativos,

  • Retirará la "regla de estatus mixto" racista de HUD y extenderá las protecciones para terminar con la discriminación de vivienda basada en el estatus migratorio de los inquilinos y su fuente de ingresos,

  • Lidiará con los crecientes costos de alquiler,

  • Invertirá en viviendas públicas seguras, saludables y sostenibles, y 

  • Controlará a los prestamistas de corto plazo y otras prácticas de préstamos abusivos.

Haz clic aquí para aprender más sobre su plan para proteger y empoderar a los inquilinos.

Nuestro sistema de bancarrota

Elizabeth ha dedicado la mayor parte de su carrera a estudiar el por qué las familias van a la quiebra. Sus estudios mostraron que casi el 90% de estas familias se estaban declarando en bancarrota por una de tres razones: la pérdida de empleo, un problema médico o una ruptura familiar. La bancarrota no afecta a todas las personas por igual: Refleja las desigualdades sistémicas en nuestra economía. Los estudios de Elizabeth encontraron que las familias latinas tienen el doble de probabilidad de declararse en bancarrota que las familias blancas. La brecha económica persistente en Estados Unidos significa que las familias de color tienen mucho menos riqueza que las familias blancas en promedio, y al mismo tiempo, las familias de color tienen mayor probabilidad de ser abusadas por las prácticas de préstamos predatorios.

Elizabeth pasó diez años luchando contra la industria bancaria, por la terrible ley de la bancarrota del 2005, que gastó más de $100 millones en esfuerzos de cabildeo. Esta propuesta se convirtió en ley con un apoyo abrumador de los republicanos y con apoyo de algunos demócratas en el Congreso.

Después de que se aprobó la ley de bancarrota del 2005, las compañías de tarjetas de crédito obtuvieron enormes ganancias, y familias vulnerables pagaron el precio. Al hacer más difícil que las personas pudieran descargar sus deudas y mantenerse al día con los pagos de su vivienda, el proyecto de ley del 2005 empeoró significativamente la crisis financiera del 2008. Los expertos descubrieron que el proyecto de ley "causó alrededor de 800,000 incumplimientos hipotecarios adicionales y 250,000 ejecuciones hipotecarias adicionales." El plan de Elizabeth derogará las disposiciones dañinas en el proyecto de ley de la bancarrota del 2005 y revisará las reglas de la bancarrota del consumidor en este país para darles a los estadounidenses una mejor oportunidad de recuperarse. Ella luchará para:

  • Hacer que sea más fácil para las personas agobiadas por deudas obtener alivio a través de la bancarrota;

  • Ampliar los derechos de las personas a cuidarse a sí mismas y a sus hijos mientras están en el proceso de la bancarrota;

  • Poner fin a las reglas absurdas que hacen que sea casi imposible descargar la deuda por préstamos estudiantiles en la bancarrota;

  • Dejar que más personas protejan sus hogares y automóviles en bancarrota para que puedan comenzar desde una base firme cuando comiencen a reconstruir sus finanzas;

  • Ayudar a abordar las vergonzosas disparidades raciales y de género que afectan a nuestro sistema de bancarrota; y

  • Cerrar los tecnicismos que permiten a los acreedores ricos y corporativos abusar del sistema de bancarrota a expensas de todos los demás.

Haz clic aquí para aprender más sobre su plan para controlar nuestro sistema de la bancarrota para que ayude a las familias trabajadoras, y no a las compañías gigantes.

Cuidado infantil

En el país más rico del planeta, el acceso al cuidado infantil y la educación temprana  de alta calidad y asequibles deberían ser un derecho, no un privilegio reservado para los ricos. Los latinos representan más de una cuarta parte de todos los niños pequeños en los Estados Unidos; sin embargo, casi el 60% de las familias latinas viven en desiertos de cuidado infantil, y los padres latinos tienen más probabilidades de toparse con obstáculos para encontrar cuidado infantil asequible por tener ingresos más bajos y horarios de trabajo irregulares.

El plan de Cuidado Infantil Universal y Aprendizaje Temprano de Elizabeth garantizará el cuidado infantil universal de alta calidad y la educación temprana para cada niño en los Estados Unidos desde el nacimiento hasta la edad escolar. Esto significa que el cuidado infantil y la educación temprana de alta calidad será gratuita para millones de familias y asequible para todas.

Bajo este nuevo plan:

  • 12 millones de niños se beneficiarán de estas nuevas opciones de alta calidad, casi el doble del número que actualmente reciben cuidado infantil formal fuera del hogar.

  • Más padres podrán trabajar más horas si así lo desean, produciendo un mayor crecimiento económico.

  • La educación temprana de calidad producirá mejores resultados para la salud, la educación y empleo a largo plazo.

Las latinas representan el 21% de la fuerza laboral de educación y cuidado de la primera infancia, pero promedian los salarios por hora más bajos. Bajo el plan de Elizabeth, más de un millón de trabajadores de cuidado infantil recibirán salarios más altos porque están haciendo el trabajo educativo al nivel de los maestros y se les pagará como a maestros de escuelas públicas comparables.

Este plan le da a cada niño una oportunidad justa. Haz clic aquí para leer más sobre el plan de Elizabeth para el cuidado infantil universal y aprendizaje temprano.

Cambio climático y justicia ambiental

El cambio climático es la amenaza existencial de nuestro tiempo, pero también nos presenta una oportunidad para reconstruir nuestra infraestructura y reconstruir la clase media mientras reactivamos nuestra economía para que funcione con energía 100% limpia.

Los latinos, particularmente los latinos que hablan español, están muy enterados y conscientes de la amenaza que representa el cambio climático para la salud de nuestras comunidades y entienden la urgencia de nuestras acciones.

Una estrategia comprensiva para abordar el cambio climático sería una prioridad bajo la administración Warren. Para realmente hacer un impacto, necesitaremos un gran cambio estructural a través de una variedad de industrias y sectores, desde la fabricación sostenible hasta la agricultura sostenible. Es por eso que Elizabeth ha incorporado las políticas del Green New Deal a lo largo de sus planes, y es por eso que usará todas las herramientas del gobierno para vencer la crisis climática.

Economistas independientes han estimado que los planes de Elizabeth para abordar la crisis climática a través del Green New Deal inyectarán más de $10 billones en nuestra economía y crearán más de 10 millones de nuevos empleos.

Elizabeth también asegurará que obtener justicia esté al centro de nuestra respuesta al cambio climático. Décadas de discriminación y racismo ambiental se han agravado en comunidades que han sido pasadas por alto durante demasiado tiempo. Aunque los blancos causan en gran medida la contaminación del aire, los afroamericanos y latinos tienen más probabilidades de respirarlo. Como era de esperarse, estos grupos también experimentan tasas más altas de asma infantil. Y muchas más comunidades minoritarias y de bajos ingresos están expuestas a toxinas en su agua, incluyendo plomo y productos químicos del escurrimiento industrial y agrícola.

Elizabeth cree que la solución a nuestra crisis de injusticia ambiental debe ser liderada por las comunidades más afectadas por la contaminación industrial, por lo que el gobierno federal debe apoyar y elevar sus esfuerzos, incluso identificando mejor las comunidades en riesgo y priorizando los recursos para apoyarlas y remediar injusticias históricas. Una administración Warren dirigirá al menos un billón de dólares en inversiones climáticas para las comunidades más afectadas, creará millones de buenos empleos sindicalizados en la clase media para combatir el cambio climático, honrará nuestros compromisos con los trabajadores en el sector de combustibles fósiles, responsabilizará a los contaminadores corporativos, restaurará las protecciones que protegen nuestro aire y agua, y elevará las voces de los líderes comunitarios de las comunidades más afectadas en los niveles más altos de nuestro gobierno.

Cualquier comunidad puede verse afectada por un huracán, una inundación, un clima extremo o un incendio, el impacto de este tipo de desastres es particularmente devastador para las comunidades de bajos ingresos, las personas con discapacidad y las personas de color. Las comunidades latinas en California han sido algunas de las más afectadas por los recientes incendios forestales. Como presidenta, Elizabeth dará prioridad a las poblaciones en riesgo en la planificación, respuesta y recuperación de desastres, incluyendo a los inmigrantes indocumentados y las comunidades de idiomas diversos. Y Elizabeth luchará por la protección de todos los trabajadores que enfrentan condiciones de trabajo cada vez más peligrosas debido al cambio climático, como los trabajadores agrícolas que sufren por el calor extremo.

Haz clic aquí para leer más sobre algunos planes de Elizabeth para combatir la crisis climática y nuestra crisis de injusticia ambiental.

Reforma al sistema de justicia criminal

Estados Unidos tiene la tasa más alta de encarcelamiento en el mundo, con más de 2 millones de personas en la prisión y cárcel.

Por si fuera poco, hay evidencia clara de que hay problemas raciales estructurales en nuestro sistema. Los hombres latinos tienen más del doble de probabilidad de ser encarcelados que los hombres blancos, mientras que las mujeres y adolescentes latinas tienen casi un 30% más de probabilidad de ser encarceladas que las mujeres blancas. Los afroamericanos y latinos son más propensos que los blancos a que se les niegue la fianza, a recibir una fianza más alta y a ser detenidos porque no pueden pagar su fianza. Los niños latinos tienen el doble de probabilidad de tener un padre encarcelado que los niños blancos.

Sabemos que la gran mayoría de los agentes de policía se inscriben para que puedan proteger a sus comunidades, pero también sabemos que las personas de color experimentan un trauma desproporcionado a manos de la policía, a veces con consecuencias que alteran la vida. Y donde la aplicación de la ley criminal se mezcla con la aplicación de la ley de inmigración, los inmigrantes y sus familias tienen menos probabilidades de denunciar delitos, y la seguridad pública en general sufre.

No podemos abordar los problemas que afectan nuestro sistema de justicia criminal con propuestas insignificantes. Una verdadera reforma requiere examinar cada pieza de este sistema: desde lo que elegimos criminalizar, hasta cómo la policía se relaciona con las comunidades, hasta cuánto tiempo mantenemos personas tras las rejas, cómo las tratamos cuando están allí, y cómo las reintegramos cuando salen.

El plan de Elizabeth acaba con la fianza en efectivo que mantiene a las personas encarceladas por ser pobres, revoca la ley de delincuencia del 1994 que exacerbó nuestra crisis de encarcelamiento, elimina las prisiones privadas y centros de detención para que las corporaciones no puedan violar  derechos y beneficiarse del dolor de las personas, pone fin a centros de detención que son solo para inmigrantes, separa la aplicación de la ley criminal de la aplicación de la ley de inmigración, cambia fundamentalmente la forma en que se realiza el trabajo policial en Estados Unidos y proporciona soluciones priorizando la prevención sobre el castigo. Y redefinirá lo que significa invertir en la seguridad pública al priorizar soluciones que eleven a las personas, en lugar de encarcelarlas. 

Haz clic aquí para leer más sobre el plan de Elizabeth para una reforma comprensiva al sistema de justicia criminal.

Derechos de las personas con discapacidad

Las personas con discapacidad aún luchan por seguridad económica, igualdad de oportunidades e inclusión. Las personas de color con discapacidad se enfrentan a la "doble carga" del racismo y la discriminación. La tasa de desempleo de las personas con discapacidad que buscan empleo también es más del doble de la tasa de desempleo de las personas sin discapacidad, y los latinos con discapacidad tienen una tasa de desempleo más alta que las personas blancas con discapacidad. Los estudiantes con discapacidad enfrentan brechas raciales en la graduación: Mientras el 74% de los estudiantes blancos atendidos bajo la Ley Educativa para Personas con Discapacidad (IDEA, por sus siglas en inglés) recibieron un diploma de escuela secundaria en el año escolar del 2016-2017, solo el 70% de los estudiantes latinos con discapacidad y el 64% de los estudiantes afroamericanos recibieron un diploma.

Como presidenta, Elizabeth trabajará en asociación con la comunidad de personas con discapacidad para combatir la discriminación contra esta población. Y luchará junto a ellos por justicia en todos los aspectos de la vida y para cumplir los objetivos de la Ley de Estadounidenses con Discapacidad (ADA, por sus siglas en ingles): Igualdad de oportunidades, participación plena, vida independiente y autosuficiencia económica.

Elizabeth comenzará al dejar claro que las personas con discapacidad son una prioridad en su administración, creando una Oficina Nacional de Coordinación de Discapacidad para garantizar que los programas federales trabajen juntos para apoyar a las personas con discapacidad.

Elizabeth también luchará para que cada niño en Estados Unidos tenga acceso a una educación pública de alta calidad. Luchará para financiar completamente IDEA, para terminar con prácticas discriminatorias como las políticas de disciplina de cero tolerancia, garantizará que los estudiantes de color con discapacidad reciban trato justo al momento de identificar discapacidad, en colocamiento de aula, en servicios de acomodación razonable y en la disciplina. También luchará para poner a disposición de los estudiantes del idioma inglés y estudiantes inmigrantes con discapacidad los servicios apropiados y para financiar completamente estudios sobre cómo mejor incorporar las prácticas culturalmente receptivas en los servicios de educación especial.

Elizabeth establecerá nuevas protecciones para los inmigrantes con discapacidad y pondrá fin a la agenda inhumana de inmigración de Trump que ha unido la xenofobia y la discriminación contra las personas con discapacidad. Ya sea que sean detenidos, sean examinados o que tomen el examen de naturalización, ella se asegurará de que los inmigrantes con discapacidad tengan acceso a adaptaciones apropiadas en todos los aspectos del proceso de inmigración. Elizabeth revertirá el cambio de regla de carga pública de la administración Trump. Y establecerá una Oficina de Nuevos Estadounidenses, que colaborará con organizaciones comunitarias, para que los inmigrantes con discapacidad puedan recibir apoyo, desde servicios de intervención temprana hasta rehabilitación vocacional, adaptados a sus necesidades y experiencias.

Elizabeth también:

  • Luchará por la seguridad económica de las personas con discapacidad al reescribir reglas de la economía para terminar con la discriminación y la explotación del mercado laboral y fomentar la inclusión;

  • Asegurará que la tecnología sea utilizada para avanzar los intereses de las personas con discapacidad;

  • Protegerá los derechos y libertades civiles de las personas con discapacidad en temas como la votación, la justicia criminal y la custodia parental;

  • Promoverá viviendas asequibles, accesibles y sostenibles;

  • Garantizará el acceso constante al cuidado de salud de alta calidad; y 

  • Hará que Estados Unidos sea un líder en la lucha por los derechos de las personas con discapacidad alrededor del mundo.

Prosperamos como nación cuando todos tengan la oportunidad de participar plenamente en todos los aspectos de la vida cotidiana, y juntos podemos crear un mundo verdaderamente inclusivo. Haz clic aquí para leer más sobre el plan de Elizabeth para proteger los derechos y la igualdad de las personas con discapacidad.

Reforma electoral

Desde leyes racistas de identificación de votantes hasta el cierre de centros electorales, desde el gerrymandering (la manipulación del mapa electoral para favorecer a un partido), hasta la purga de las listas de votantes, los estados han tratado de suprimir el poder político de los latinos.

Las elecciones son una parte fundamental de nuestra democracia, y el plan de Elizabeth asegura que los políticos racistas y corruptos no debiliten nuestra democracia. Su plan prohíbe la purga arbitraria de las listas de votantes y requeriría comisiones de redistribución de distritos independientes para evitar el gerrymandering. Y cuando los políticos racistas o corruptos se nieguen a cumplir la ley, el gobierno federal se hará cargo temporalmente de la administración de sus elecciones federales para garantizar el derecho fundamental al voto.

Elizabeth exigirá el registro automático de votantes y el registro del mismo día para las elecciones federales. Luchará para que el día de las elecciones sea un día feriado nacional, requerirá que todas las elecciones federales tengan un mínimo de 15 días de votación temprana, ampliará las horas de votación, permitirá la opción de votar con una declaración jurada de identidad en lugar de una tarjeta de identificación, asegurará ubicaciones de votación convenientes, y ofrecerá votación por correo. Elizabeth también se asegurará de que cada lugar de votación tenga máquinas de votación seguras y accesibles. Investigará cómo mejorar la seguridad y la accesibilidad de la votación para todas las personas, incluyendo aquellas para quienes el inglés no es su idioma principal.

Y luchará para aprobar la Ley de Mejoras a los Derechos del Votante y la Ley de Derechos para Votantes Indígenas para cerrar una serie de prácticas discriminatorias.

Este plan haría nuestro sistema de votación y nuestra democracia más fuertes, más seguras y más inclusivas. Para continuar leyendo sobre el plan de Elizabeth para fortalecer nuestra democracia, haz clic aquí.

Empoderar a los trabajadores

Los latinos tienen una de las participaciones más altas en la fuerza laboral y han impulsado el 70% del crecimiento laboral de los Estados Unidos. Pero los cambios en nuestra economía han dejado a millones de familias trabajadoras en la víspera del abismo. Los salarios se han estancado en gran medida aun cuando las ganancias corporativas se han disparado y la productividad de los trabajadores ha aumentado constantemente. La porción del ingreso nacional que se destina a la mano de obra ha disminuido y está cerca de su punto más bajo en casi 70 años.

Hoy en día, el ingreso promedio de los trabajadores latinos es de $30,000 al año. Los trabajadores latinos también tienen beneficios limitados, solo el 25% tienen ausencia del trabajo por motivos familiares pagada a través de un empleador, y son vulnerables a prácticas de programación inestables e impredecibles. Los horarios de trabajo impredecibles están dejando a demasiados trabajadores sin control sobre su tiempo y sin que se les otorguen suficientes horas para cubrir sus gastos.  Y desde el 2014, solo el 9.2% de los trabajadores latinos son miembros de un sindicato.

Estas tendencias reflejan un cambio de billones de dólares fuera de los bolsillos de las familias trabajadoras. Los trabajadores no tienen suficiente poder.

Desde el boicot de uvas de Delano dirigido por los fundadores de United Farmworkers, César Chávez, Dolores Huerta y Philip Veracruz, hasta los trabajadores de hospitalidad de Unite Here que lideran la huelga hotelera más grande de la historia, los sindicatos han sido cruciales para avanzar el poder laboral de los trabajadores latinos.

Es por eso que Elizabeth buscará implementar una agenda de patriotismo económico, enfocada en empoderar a los trabajadores y aumentar los salarios. Ella hará lo siguiente:

  • Fortalecerá la sindicalización, la negociación colectiva y el derecho a participar en huelgas, lo que incluye proteger a los trabajadores de la economía moderna para que puedan formar sindicatos;

  • Aumentará el salario mínimo federal a $15 por hora para todos los trabajadores, proporcionando más pago de horas extras y protegiendo las pensiones y otros ahorros para la jubilación;

  • Aumentará el control de los trabajadores al exigir que grandes empresas permitan que sus trabajadores elijan a miembros de sus juntas directivas;

  • Aumentará los fondos para la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC, por sus siglas en inglés, la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA, por sus siglas en inglés), el Centro de Derechos Civiles del Departamento de Trabajo y la división de salarios y horarios del Departamento de Trabajo, que son cruciales para proteger la seguridad, el bienestar y los derechos de los trabajadores latinos que continúan enfrentando preocupaciones significativas de seguridad y de salud en el lugar de trabajo, discriminación salarial y acoso laboral;

  • Fortalecerá  protecciones para los trabajadores de atención domiciliaria, incluso al asegurar el tratamiento equitativo para ellos bajo nuestras leyes laborales, garantizando que todos los trabajadores de atención domiciliaria puedan participar en un sindicato u otra organización de trabajadores, creando programas de capacitación y certificación para abordar la seguridad y haciendo cumplir los requisitos mínimos adecuados del personal federal de hogares de personas de la tercera edad, y revirtiendo la regla de la era de Trump que impide que los trabajadores de atención domiciliaria que trabajan con beneficiarios de Medicaid utilicen deducciones de cheques de pago para contribuciones de seguro médico y cuotas sindicales;

  • Ampliará los derechos laborales para todos los trabajadores, incluso los trabajadores agrícolas y domésticos. Tanto los trabajadores agrícolas y domésticos no están cubiertos por la Ley Nacional de Relaciones Laborales (NLRA, por sus siglas en inglés) ni completamente por la Ley de Normas Justas de Trabajo (FLSA, por sus siglas en inglés) o la Ley de Seguridad y Salud Ocupacional (también conocida como, OSHA). Estas exclusiones lastiman a millones de trabajadores y no tienen justificación. Es por eso que Elizabeth luchará para aprobar la Declaración de Derechos para los Trabajadores Domésticos y la Ley de Justicia para los Trabajadores Agrícolas, para abordar estas injusticias históricas. También estoy comprometida a asegurar que estos trabajadores tengan el derecho a sindicalizarse, a través de la NLRA o de otras formas; y

  • Nombrará a un demostrado defensor de los trabajadores para llenar cualquier vacante en la Corte Suprema.

Haz clic aquí para leer el plan completo de Elizabeth para empoderar a los trabajadores e incrementar los salarios. 

Elizabeth también luchará por una semana laboral justa. Eso incluye:

  • Requerir a los empleadores que notifiquen los horarios de trabajo con dos semanas de anticipación y autorizar a empleados a solicitar horarios que funcionen para ellos, sin temor a represalias;

  • Garantizar a los trabajadores 11 horas entre turnos y compensarlos con paga más alta por las horas trabajadas voluntariamente dentro de esa ventana de tiempo; y

  • Eliminar los incentivos perversos que evitan que las corporaciones gigantes hagan que sus trabajadores trabajen a tiempo completo, extendiendo las protecciones de beneficios a los trabajadores de medio tiempo y requiriendo que los empleadores ofrezcan horas adicionales a los trabajadores de medio tiempo existentes antes de contratar a trabajadores nuevos.

Y Elizabeth luchará para que la ausencia pagada del trabajo por motivos familiares y médicos esté disponible para todos los trabajadores

Estos cambios devuelven el poder a las personas trabajadoras, crecen el movimiento laboral estadounidense y ayudan a crear una economía que funcione para todos.

Emprendedores de color

Hoy en día, las oportunidades para los emprendedores de color no son equitativas. En promedio, los hogares afroamericanos, latinos, indígenas y de otras minorías tienen menos riqueza que los hogares blancos, y solo el 12% de los negocios de latinos reportaron haber accedido a préstamos bancarios. Eso significa que tienen menos de su propio dinero para poner en su negocio y menos garantías para atraer crédito externo.

El plan de Elizabeth crea un nuevo Fondo de Equidad para Pequeños Negocios con $7 mil millones en fondos para proporcionar subvenciones a emprendedores de color. Funcionará a través de estados y municipios y tendrá como objetivo cerrar la brecha de capital inicial para empresarios de color limitándola a aquellos que tienen menos de $100,000 en riqueza familiar. También dirigirá a todos los esfuerzos a nivel estatal a distribuir estos nuevos fondos para asociarse con diversos administradores de inversiones. Apoyará a 100,000 negocios que pertenecen a minorías y se espera que ofrezca más de un millón de empleos, muchos de los cuales apoyarían a comunidades de color.

Este Fondo de Equidad para Pequeños Negocios es solo una herramienta para abordar la brecha racial de riqueza en nuestra economía para que funcione para todos. Para continuar leyendo sobre este plan, haz clic aquí.

Educación superior asequible y deuda estudiantil

La educación superior le abrió un millón de puertas a Elizabeth. Así fue como la hija de un conserje en una ciudad pequeña de Oklahoma pudo ser maestra, profesora de derecho, senadora de los Estados Unidos, y eventualmente, candidata para la presidencia de los Estados Unidos. Hoy en día es casi imposible que una persona joven encuentre este tipo de oportunidad. Más estudiantes latinos que nunca están asistiendo a la universidad y las tasas de graduación están creciendo, pero la asistencia a la universidad y las tasas de obtención de títulos siguen siendo mucho más bajas que sus colegas blancos. Hoy, solo una de cada cinco personas latinas en la fuerza laboral tiene una licenciatura. Los estudiantes latinos pueden enfrentar obstáculos en la educación superior, como el asombroso costo de la matrícula, tener que navegar la burocracia como estudiante universitario de primera generación, compromisos familiares y balancear el trabajo con la escuela. Dejados fuera por universidades de cuatro años, los estudiantes latinos están sobrerrepresentados en las escuelas depredadoras con fines de lucro que se enfocan en estudiantes de color y los cargan con una deuda sofocante, que los deja en una peor posición dentro del mercado laboral. Y debido a factores como la discriminación en el empleo y la brecha económica racial, los estudiantes latinos que llegan a obtener su licenciatura en promedio deben un asombroso 79% de su saldo original de préstamo 12 años después, y en promedio, aquellos que obtuvieron su título de preparación básica (Associate’s degree en inglés) todavía deben exactamente la misma cantidad que sacaron.

El plan de Elizabeth para la cancelación de la deuda por préstamos estudiantiles:

  • Cancelará hasta $50,000 de deuda por préstamos estudiantiles para más del 95% de los estadounidenses que la tienen,

  • Proveerá un estímulo enorme a la clase media que ayudará el crecimiento económico, aumentará la compra de vivienda, y alimentará una ola nueva de formación de negocios pequeños.

  • Incrementará de manera sustancial el poder adquisitivo de las familias afroamericanas y latinas, y reducirá la brecha económica para las comunidades afroamericanas y latinas comparado con la comunidad blanca. De hecho, el plan de Elizabeth cerraría la brecha económica entre blancos y afroamericanos con deuda por préstamos estudiantiles por un 25%, y 

  • Dirigirá a la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Educación a llevar a cabo una investigación amplia sobre los roles que desempeñan las universidades, los sistemas estatales de educación superior y la industria de préstamos estudiantiles en contribuir a las disparidades raciales en los préstamos estudiantiles y los resultados de los préstamos estudiantiles;

Una vez que hayamos eliminado la deuda por préstamos estudiantiles que está deteniendo a una generación entera de estadounidenses, debemos asegurar que nunca volvamos a tener una crisis de este tipo, y que nuestro sistema de educación superior sirva a todos los estudiantes por igual. Es por eso que los planes de Elizabeth:

  • Le dan a cada estadounidense la oportunidad de asistir a una universidad pública de dos o cuatro años o una escuela técnica sin pagar un centavo en matrícula o cuotas. Casi siete de diez estudiantes latinos asisten a una universidad pública de dos o cuatro años que serían gratuitas bajo el plan de Elizabeth,

  • Aseguran que la universidad gratuita sea verdaderamente universal al hacer que la educación superior de todo tipo sea más inclusiva para cada estadounidense, prohibiendo que las universidades públicas consideren el estatus de ciudadanía y antecedentes penales en sus decisiones de admisión, e invirtiendo $100 mil millones en las becas Pell, ampliando los fondos disponibles para gastos que no son de matrícula para más personas;

  • Exigen a las universidades públicas a realizar una auditoría anual para identificar qué es lo que está causando  la brecha racial en los índices de inscripción y graduación de estudiantes, y proponen pasos a seguir para mejorar esos índices, 

  • Investigan las desigualdades raciales encontradas en la educación superior, sus causas y dan recomendaciones sobre cómo el Congreso debería abordarlas, y

  • Establecen un fondo que tendrá un mínimo de $50 mil millones para las Universidades Históricamente Afroamericanas e Instituciones Dirigidas a Minorías, incluyendo las Instituciones Dirigidas a Hispanos y Colegios y Universidades Tribales para asegurar que estas instituciones tengan los recursos que necesitan.

Haz clic aquí para leer más sobre cómo Elizabeth cancelará la deuda por préstamos estudiantiles y hará que la educación superior sea asequible.

Inmigración

Los inmigrantes siempre han sido una fuente vital de fortaleza estadounidense, y son tan parte de los Estados Unidos como aquellos que nacieron en este país. Es por eso que Elizabeth tiene un plan para crear un sistema de inmigración justo que mantenga a familias unidas, mantenga nuestra seguridad, crezca nuestra economía y refleje nuestros valores.

Donald Trump ha usado el sistema de inmigración defectuoso para impulsar políticas públicas basadas en crueldad y división que demonizan a los inmigrantes, especialmente aquellos de países africanos, latinoamericanos, caribeños y del medio oriente.

Ha debilitado agresivamente las protecciones de asilo, especialmente perjudicando a los sobrevivientes de violencia doméstica, inmigrantes con discapacidad e inmigrantes latinos parte de la comunidad LGBTQ+ y ha reducido drásticamente el número de refugiados. También ha tratado de revocar las protecciones de los beneficiarios de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), poniendo en peligro el futuro de cientos de miles de jóvenes y amenazando con retirar el Estatus de Protección Temporal (TPS), haciendo que cientos de miles de hondureños, nicaragüenses y salvadoreños sientan una incertidumbre temerosa. Además, ha separado cruelmente a padres de sus hijos y encerrado a miles de niños en jaulas. 

Elizabeth cree que nuestras leyes y nuestros valores nos llaman a ayudar a quienes huyen de la violencia y la opresión: Ella hará lo siguiente:

  • Despenalizará la migración, reducirá significativamente la detención de inmigrantes, eliminará las instalaciones privadas de detención y proveerá derechos y el debido proceso en los tribunales a todos los inmigrantes. Afirmará las protecciones de asilo para aquellos que huyen de la violencia, y eliminará políticas de medición (conocidas como “metering” en inglés) que obligan a personas a permanecer en México mientras esperan presentar su aplicación de asilo.

  • Eliminará la aplicación abusiva de la ley, reconstruyendo la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza y ICE de piez a cabeza de manera que refleje nuestros valores y responsabilice a quienes violan los derechos de los inmigrantes.

  • Aumentará el límite de refugiados a 175,000 para el final de su primer término y restablecerá las designaciones de Estatus de Protección Temporal y Salida Forzada Diferida para proteger a las personas que corren riesgo en sus países de origen.

  • Protegerá a aquellos que buscan asilo al proporcionar más información sobre el derecho a buscar asilo, restablecer el programa de Menores de Centroamérica (CAM, por sus siglas en inglés) y coordinar con el alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados para ayudar a reasentar a los niños y las familias que necesitan protección.

  • Restaurará y aumentará ayuda financiera, al asignar por lo menos $1.5 mil millones anuales para financiar completamente los programas dirigidos a controlar el crimen, interrumpir el tráfico ilegal, abordar la pobreza, reducir la violencia sexual y mejorar los programas para jóvenes en riesgo en centroamérica y en todo nuestro hemisferio. Y Elizabeth reunirá a la comunidad internacional para que contribuyan fondos equivalentes.

Elizabeth apoya otros métodos migratorios legales, incluso la expansión de la reunificación familiar. Ella sabe que para el bien de nuestra economía y nuestras comunidades, es tiempo de proporcionar un camino a la ciudadanía para los aproximadamente 11 millones de personas indocumentadas que viven y trabajan actualmente en Estados Unidos. Ella hará lo siguiente:

  • Restablecerá el programa de DACA y las protecciones para nuestros Dreamers y sus familias, y ampliará el programa para ayudar a más jóvenes.

  • Extenderá la discreción de ofrecer protecciones de acción diferida a los inmigrantes trabajadores que han contribuido a nuestro país durante años y que han construido carreras y familias aquí.  

  • Hará retroceder el cambio de la regla de carga pública de la administración Trump, que está obligando a las familias inmigrantes a elegir entre permanecer juntas o garantizar que sus hijos tengan acceso a servicios críticos.

  • Facilitará el proceso hacia la ciudadanía y la aplicación por un estatus legal al eliminar obstáculos legales, administrativos y financieros innecesarios.

  • Presionará por una solución legislativa de largo plazo que proporcione un camino justo pero alcanzable hacia la ciudadanía.

  • Establecerá una Oficina de Nuevos Estadounidenses dedicada a apoyar a los nuevos inmigrantes en su transición a nuestra sociedad y economía.

Haz clic aquí para leer el plan de Elizabeth para crear un sistema de inmigración justo y hospitalario.

Mejorar la educación pública

Todos los estudiantes estadounidenses deberían tener el mismo acceso a una educación pública de alta calidad—sin importar donde vivan, el color de su piel o cuánto dinero ganan sus padres. Eso no es el caso en este momento. Los estudiantes latinos tienen una probabilidad más alta de asistir a escuelas racialmente segregadas que hace treinta años, y es más probable que las escuelas con mayoría de estudiantes afroamericanos y latinos tengan recursos crónicamente insuficientes. Estas condiciones hacen que sea más difícil que estudiantes puedan aprender y prepararse para el futuro.

Eso terminará bajo una administración Warren. Elizabeth tiene un plan comprensivo para nuestro sistema de educación pública. Su plan invierte cientos de miles de millones de dólares—pagado por un impuesto de dos centavos sobre las grandes fortunas de más de $50 millones—en nuestras escuelas públicas y realiza una serie de cambios legislativos y administrativos para:

  • Financiar las escuelas públicas de manera adecuada y equitativa: Los distritos escolares que tienen una población estudiantil de 75% o más estudiantes de color reciben $23 mil millones menos en fondos que los distritos que tienen una población estudiantil de 75% o más estudiantes blancos. Elizabeth invertiría cientos de miles de millones de dólares adicionales en el Título I e incentivaría a los estados a financiar escuelas de manera más progresista, para que todos los estudiantes tengan acceso a una excelente educación pública.

  • Invertir un mínimo de $50 mil millones en infraestructura para las escuelas públicas en todo el país, para que ningún estudiante tenga que asistir a una escuela con tuberías de plomo, paredes con moho negro, o libros de texto que se estén desmoronando.

  • Renovar la lucha contra la segregación y la discriminación en las escuelas públicas: Elizabeth combatirá las prácticas, como las leyes de zonificación restrictivas y los distritos separados, que han ayudado a aumentar la segregación en nuestras escuelas públicas, mientras restablece y mejora la directriz previa que protege los derechos civiles de los estudiantes latinos. Elizabeth también se compromete a proteger a los estudiantes que están aprendiendo inglés, que constituyen aproximadamente el 10% de toda la población estudiantil, haciendo cumplir su derecho de acceso significativo a cursos rigurosos, maestros, servicios de educación especial e integración con el resto del cuerpo estudiantil, mientras fomentan su idioma natal. También protegerá los derechos de los estudiantes inmigrantes, garantizando que tengan acceso a una educación de alta calidad, sin importar su idioma natal, nacionalidad, estatus migratorio o historial educacional.

  • Proveer un ambiente escolar alegre, seguro y acogedor para todos nuestros niños: En lugar de aumentar la militarización de nuestras escuelas, Elizabeth sabe que necesitamos invertir en programas donde nuestros niños se sientan seguros y bienvenidos en la escuela. Esto significa proporcionar más proveedores de salud mental en las escuelas, implementar un plan de estudios comprensivo y culturalmente relevante y poner fin a las políticas de disciplina de cero tolerancia que afectan desproporcionadamente a los estudiantes latinos, reemplazandolas con programas de justicia restaurativa para así retener a estudiantes en las aulas en vez de expulsarlos.

  • Tratar a los maestros de escuelas públicas como los profesionales que son: Elizabeth fortalecerá la habilidad de educadores de sindicalizarse y negociar por una compensación justa, asegurando que no se ahoguen en deudas, y creando estructuras que ayuden a educadores diversos a tener la oportunidad de obtener puestos de liderazgo escolar invirtiendo en el programa de “Grow Your Own” y otros programas de residencia de maestros e invirtiendo un mínimo de $50 mil millones en Colegios y Universidades Históricamente Afroamericanas (HBCUs, por sus siglas en inglés), Instituciones Dirigidas a Hispanos (HSIs, por sus siglas en inglés) e Instituciones Dirigidas a Minorías (MSIs, por sus siglas en inglés).

  • Detener la privatización de nuestro sistema de educación pública: Todas las escuelas deberían ser responsables de rendir cuentas a las comunidades donde tienen su sede cuando sea necesario. Es por eso que Elizabeth apoya la recomendaciones de la Asociación Nacional para el Avance de las Personas de Color (NAACP, por sus siglas en inglés) para una mejor responsabilidad y transparencia de las escuelas chárter, una moratoria de los fondos federales para la expansión de las escuelas charter y la prohibición de las escuelas chárter con fines de lucro.

Haz clic aquí para leer más sobre el plan de Elizabeth para crear un sistema de educación pública de alta calidad para cada estudiante.

La comunidad LGBTQ+

Necesitamos una presidenta que eleve las voces de la comunidad LGBTQ+ y que luche contra la discriminación. Una de cada cuatro personas LGBTQ+ reporta haber experimentado discriminación por su orientación sexual o identidad de género en el transcurso de solo un año. Pero los latinos LGBTQ+ enfrentan formas únicas de discriminación también. Más de la mitad de las personas transgénero latinas son acosadas e intimidadas en la escuela debido a su identidad de género y casi una de cada diez reportan ser despedidas por ser transgénero y casi una de cada cinco no tiene seguro médico.

El plan de Elizabeth para los derechos de las personas LGBTQ+ promete:

Haz clic aquí para leer el plan de Elizabeth sobre los derechos y la igualdad de la comunidad LGBTQ+.

  • Luchar para aprobar la Ley de Igualdad para garantizar explícitamente que ninguna persona LGBTQ+ en los Estados Unidos enfrente discriminación por ser quien son o por a quién aman,

  • Utilizar cada herramienta legal disponible para prohibir la discriminación contra la orientación sexual o identidad de género a través de acción ejecutiva,

  • Terminar con la criminalización de las personas LGBTQ+,

  • Terminar con la discriminación contra las mujeres latinas transgénero usando acción ejecutiva para prohibir todo tipo de discriminación que enfrentan las mujeres de color y al crear un programa nuevo de subvenciones que canalizará específicamente los recursos hacia las organizaciones lideradas por y para personas transgénero, especialmente personas transgénero de color. 

  • Proteger a los solicitantes de asilo LGBTQ+ reconociendo solicitudes basadas en la orientación sexual y la identidad de género y reduciendo significativamente la detención migratoria donde las personas LGBTQ+ indocumentadas, y particularmente las mujeres trans de color, son altamente vulnerables.

Haz clic aquí para leer el plan de Elizabeth sobre los derechos y la igualdad de la comunidad LGBTQ+.

Medicare para todos

87 millones. Ese es el número de adultos estadounidenses que en el 2018 no tenían seguro médico o estaban "insuficientemente asegurados." Los latinos tienen la tasa más alta de personas sin seguro de cualquier otro grupo. 

37 millones adultos estadounidenses no compraron un medicamento recetado el año pasado debido a los altos costos. Un 83% de los votantes latinos mayores informan que les preocupa poder pagar por medicamentos recetados para sí mismos o sus familias en el futuro.

57 millones de personas tuvieron problemas para cubrir sus facturas médicas.

Y sabemos que las personas de color enfrentan barreras significativas para obtener la cobertura de cuidado de salud que necesitan. 

El cuidado de salud es un derecho humano y es por eso que necesitamos Medicare para todos. Bajo Medicare para todos, cada persona en este país podrá ver al médico que necesita y recibir los tratamientos recomendados.

El plan de Elizabeth brinda la mayor ayuda para la mayor cantidad de personas lo más rápido posible. Elizabeth actuará de inmediato para reducir el costo de los medicamentos recetados, utilizando todas las herramientas disponibles para presionar a las grandes compañías farmacéuticas y reducir los altos costos de muchos medicamentos recetados comunes, incluyendo la insulina y los EpiPens. Dentro de sus primeros 100 días como presidenta, Elizabeth presionará al Congreso a darles a todos la opción de unirse a un programa mejorado de Medicare que cubre la visión, la audición, la salud mental, la atención dental y el cuidado a largo plazo. Ella logrará esto al reducir el límite de edad de Medicare para incluir a las personas mayores a partir de los 50 años, y al dar a todos la oportunidad de unirse a una opción de Medicare para todos que será gratuita para niños menores de 18 años y para millones de familias que ganan menos del doble del nivel de pobreza (aproximadamente $50,000 por una familia de cuatro). Eso es un total de casi 135 millones de estadounidenses que podrían obtener cobertura gratuita de alta calidad.

Una vez que todos tengan la oportunidad de probar la opción mejorada de Medicare, Elizabeth presionará al Congreso, a más tardar en su tercer año a cargo, a completar la transición a Medicare para todos. Bajo el plan de Elizabeth, podríamos obtener Medicare para todos, que también cubre la visión, la audición, la salud mental, la atención dental y el cuidado a largo plazo, al mismo costo de nuestro sistema de cuidado de salud actual dando así también $11 billones para impulsar a las familias quienes nunca más tendrán que pagar otra prima, deducible o copago: Todo sin aumentar los impuestos de la clase media ni un centavo. 

Para leer más sobre cómo pagaremos Medicare para todos, haz clic aquí.

Prevenir la violencia armada

En promedio, hay 100 muertes relacionadas a las armas de fuego diariamente en los Estados Unidos—en tiroteos que ocurren en nuestros hogares, en nuestras calles, en nuestros patios de recreo. Del 2013 al 2018, casi dos de cada tres tiroteos escolares ocurrieron en escuelas donde la población estudiantil es predominantemente de minorías. Y luego del tiroteo en El Paso, uno de los crímenes de odio más letales contra los latinos en la historia de Estados Unidos, el 81% de los votantes latinos en Texas están preocupados por la violencia armada provocada por el racismo.

No podemos esperar más. Es por eso que el plan de Elizabeth para la prevención de la violencia armada incluye:

  • Utilizar acción ejecutiva para controlar la industria de armas de fuego;

  • Acabar con el dominio del NRA sobre el Congreso al aprobar una legislación anticorrupción radical y eliminar el llamado “filibuster” para que nuestro país no siga siendo rehén de un grupo pequeño de extremistas; y

  • Enviar legislación comprensiva al Congreso para la prevención de la violencia armada que ella aprobará como ley dentro de los primeros 100 días de su mandato.

Específicamente, Elizabeth:

  • Tomará acción ejecutiva para ampliar la verificación de antecedentes, requiriendo que la gran mayoría de ventas privadas sean incluídas en la verificación de antecedentes existente;

  • Trabajará con el Congreso para crear un sistema de licencia federal, porque de la misma manera que se requiere una licencia para conducir un automóvil, también se debe requerir una licencia para comprar cualquier tipo de arma de fuego o municiones;

  • Mantendrá las armas de asalto de estilo militar fuera de nuestras calles aprobando una nueva prohibición federal de armas de asalto, y al prohibir los tambores de municiones de alta capacidad y los accesorios que hacen que las armas de fuego sean más letales; 

  • Asegurará nuestras escuelas al mejorar la Ley de Zonas Escolares Libres de Armas para incluir los planteles universitarios;

  • Protegerá a los sobrevivientes de abuso doméstico al cerrar el llamado “vacío legal del novio” para que cualquier persona con una previa condena por violencia doméstica involucrando a una pareja romántica no pueda comprar un arma;

  • Hará que los fabricantes de armas sean estrictamente responsables por el daño que causan, y

  • Prohibirá la posesión de un arma de fuego a cualquier persona condenada por un delito de odio. En lugar de un presidente que se queda de brazos cruzados mientras el nacionalismo blanco se fortalece en este país, necesitamos una presidenta que use todas las herramientas disponibles para prevenirlo.

Elizabeth ha establecido un objetivo de reducir las muertes por violencia armada por al menos un 80%: Comenzaremos al implementar soluciones que creemos que funcionarán y continuaremos revisando y actualizando constantemente esas soluciones basándonos en nuevos estudios sobre la salud pública.

Haz clic aquí para leer más sobre el plan de Elizabeth para combatir la violencia armada.

Puerto Rico

Desde la respuesta racista de la administración Trump después del desastre del huracán María hasta los fondos buitre que exprimen hasta el último centavo de ganancias de Puerto Rico, el gobierno de los Estados Unidos no ha logrado posicionar las vidas de millones de ciudadanos por encima de los intereses de los ejecutivos de Wall Street.

Si Puerto Rico fuera una gran empresa con problemas financieros de esta magnitud, podría declararse en bancarrota—pagar algunas de sus deudas, liquidar el resto y así comenzar a reconstruir. Si Puerto Rico fuera una ciudad estadounidense con este tipo de problemas financieros, podría hacer lo mismo. Pero debido a su estado único, esas opciones legales no están disponibles.

Y en lugar de tratar de acabar con el control de Wall Street, el Congreso aprobó una legislación llamada PROMESA, imponiendo una junta de supervisión fiscal que ha reducido los servicios gubernamentales y dificultado la recuperación. 

Nuestros conciudadanos merecen algo mejor. Por eso Elizabeth tiene un plan para reducir la deuda de Puerto Rico, para que así la isla y su gobierno puedan reconstruir y prosperar.

Su plan le daría a los territorios estadounidenses como Puerto Rico, la opción de cancelar su deuda si califican bajo ciertos criterios, como ser afectados por un desastre natural, sufrir una gran pérdida en su población o debilitarse ante una deuda gubernamental abrumadora, y le daría a Puerto Rico la oportunidad de salir de su carga abrumadora por causa de la deuda y construir un futuro para sus habitantes.

Su plan también establecería un fondo para que ciertos dueños de bonos puertorriqueños sean compensados ​​cuando se eliminen esos bonos. Las pensiones quedarían intactas. Los residentes puertorriqueños, los inversionistas individuales y las cooperativas de crédito son de los grupos que podrían usar el fondo. Los fondos buitre y las aseguradoras de bonos no obtendrían ni un centavo de este fondo.

Haz clic aquí para leer más sobre el plan de Elizabeth para un alivio comprensivo de la deuda para Puerto Rico.

Elizabeth también está comprometida a centrar la justicia en su respuesta al cambio climático. Hay 18 sitios “Superfund” tan solo en Puerto Rico, exponiendo a las personas a toxinas peligrosas en el agua. Elizabeth cree que los contaminadores deben rendir cuentas por el daño que causan a nuestro medio ambiente y a nuestras comunidades. Es por eso que trabajará con el Congreso para restablecer y luego triplicar el impuesto Superfund, para generar los ingresos necesarios para limpiar la contaminación y los desechos tóxicos.

Elizabeth invertirá en la construcción de resiliencia climática y en la preparación y respuesta ante desastres en todas las comunidades. Aumentará las inversiones en mitigación previa al desastre en comunidades vulnerables, supervisará la recuperación posterior al desastre y abordará la gentrificación climática para garantizar una recuperación equitativa para todas las comunidades.

Elizabeth también luchará por el acceso a programas federales críticos que a los puertorriqueños se les han negado. Su plan para proteger los derechos y la igualdad de las personas con discapacidad amplía los beneficios del programa de Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI, por sus siglas en inglés) a los ciudadanos en territorios como Puerto Rico para establecer la igualdad de derechos al SSI para todos los estadounidenses. Y Medicare para todos brindará a cada persona en este país, incluyendo a los residentes de Puerto Rico, una garantía al cuidado de salud de alta calidad.

Derechos reproductivos

Los legisladores republicanos extremistas intentan retroceder el tiempo y negarle a las mujeres el acceso al cuidado reproductivo. 

Porque casi 20% de las latinas no tienen seguro médico, ellas tienen menos acceso al cuidado reproductivo comprensivo; Desde exámenes de detección de cáncer cervical hasta anticonceptivos. Y en un momento en que los legisladores republicanos extremistas quieren derrocar la decisión del caso Roe v. Wade, las latinas enfrentan una "carga indebida" de cierres de clínicas, procedimientos invasivos y tiempos de espera. Las personas LGBTQ+ también están profundamente afectadas por las amenazas a los servicios de salud reproductiva, y las amenazas de redadas de ICE ponen en peligro la salud reproductiva de los inmigrantes. Las personas están asustadas y enojadas por lo que podría suceder con los derechos reproductivos, pero este no es el momento de dar marcha atrás. Es hora de contraatacar. Las mujeres de color que han defendido el movimiento de justicia reproductiva nos enseñan que debemos ir más allá del derecho de decidir sobre nuestros propios cuerpos para garantizar un acceso útil para todas las mujeres en Estados Unidos, no solo para las privilegiadas. Debemos ir más allá del aborto, para garantizar el acceso a los anticonceptivos, la prevención y el cuidado de las enfermedades de transmisión sexual, la educación sexual comprensiva, el cuidado de las madres embarazadas, las viviendas y lugares de trabajo seguros, los salarios adecuados y mucho más. Debemos construir un futuro que proteja el derecho de todas las mujeres a tener hijos, el derecho de todas las mujeres a no tener hijos y el derecho a criar a los hijos en un hogar seguro y saludable.

El plan de Elizabeth presiona al Congreso a aprobar nuevas leyes federales para proteger el acceso a la salud reproductiva al:

  • Garantizar la cobertura de salud reproductiva como parte de la cobertura de salud general y asegurar que toda la cobertura de salud futura, incluyendo Medicare para todos, incluya la cobertura de anticonceptivos y aborto.

  • Asegurar la igualdad de acceso y justicia reproductiva al tomar medidas contra la violencia en las clínicas de aborto y asegurarnos de que las mujeres no sean discriminadas en el trabajo ni en ningún otro lugar por las decisiones que toman sobre sus cuerpos;

  • Establecer derechos federales paralelos al derecho constitucional establecido en Roe v. Wade y que anticipan las regulaciones dirigidas a proveedores de servicios de aborto (TRAP, por sus siglas en inglés), que están diseñadas para limitar y eliminar el acceso de las mujeres a los servicios médicos del aborto; y

  • Derogar la Enmienda Hyde, acabar con la regla de Trump que prohíbe debatir este tema, y apoyar plenamente la financiación de la planificación familiar del Título X que financió servicios esenciales de salud reproductiva para 4 millones de pacientes, casi un tercio de los cuales son latinos.

Haz clic aquí para leer sobre el plan de Elizabeth para proteger los derechos reproductivos.

Comunidades rurales

Como la población rural de latinos se ha más que duplicado en los últimos 30 años, las comunidades latinas están ayudando a revitalizar a las ciudades pequeñas de Estados Unidos. Pero Washington y las corporaciones estadounidenses les han dado la espalda. Las grandes compañías de banda ancha excluyen a comunidades rurales de color enteras y la clausura de hospitales rurales en las comunidades predominantemente afroamericanas y latinas crean obstáculos para obtener atención médica. Y nuestro sistema alimentario actual a menudo lleva productos frescos fuera de las comunidades que los cultivan. Elizabeth luchará por las comunidades rurales al:

  • Proporcionar acceso asequible al internet para las comunidades rurales al establecer una opción pública para la banda ancha a través de un nuevo programa federal de subvenciones de $85 mil millones para ampliar drásticamente el acceso alrededor del país. 

  • Proteger el acceso al cuidado médico en las comunidades rurales al crear una nueva designación bajo Medicare para los hospitales rurales, acabando con los efectos dañinos de la consolidación, aumentando fondos para los Centros de Salud Comunitarios y creando un fondo de capital de $25 mil millones para mejorar el acceso a la atención médica. Elizabeth también ampliará nuestra fuerza laboral invirtiendo más en recursos para el desarrollo de profesionales médicos que sean culturalmente competentes e inclusivos de los idiomas de estas áreas rurales y otras áreas con escasez, desde asistentes de salud comunitarios hasta médicos.

  • Apoyar el acceso de las comunidades rurales a alimentos frescos y oportunidades económicas al proporcionar a los agricultores y sus comunidades los recursos para construir sistemas alimentarios regionales y garantizar que todas las instituciones públicas con apoyo federal se asocien con los agricultores para proporcionar alimentos locales frescos.

La comunidad rural latina es el elemento vital del sistema agrícola de Estados Unidos, y las personas latinas representan más del 80% de todos los trabajadores agrícolas. Pero aquellos que trabajan la tierra son víctimas de condiciones peligrosas y bajos salarios, en parte debido a la injusticia histórica de la exclusión de los trabajadores agrícolas de las protecciones básicas de los trabajadores. Solo el 3% de las granjas son propiedad de agricultores latinos, muchos de los cuales luchan por un acceso equitativo al crédito. Y se estima que las comunidades latinas en el sudoeste han perdido más de un millón de acres de propiedades en ventas de partición, y una nueva generación de agricultores latinos está en riesgo hoy. Elizabeth luchará por los agricultores y trabajadores agrícolas latinos e invertirá en las comunidades rurales que apoyan. Específicamente, ella hará lo siguiente:

  • Pondrá fin a la discriminación sistémica del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) desmantelando las estructuras en que perpetúan la discriminación, incluso mediante el establecimiento de una Comisión de Equidad dirigida por agricultores, investigadores y activistas afroamericanos, latinos e indígenas, y reformando la Oficina de Derechos Civiles para proteger realmente los derechos civiles de los granjeros y trabajadores agrícolas poco representados.

  • Creará acceso real a terrenos y al crédito para abrir la puerta a una nueva generación de agricultores diversos que mejor reflejen la diversidad de nuestro país, incluso mediante el desarrollo de un fideicomiso para poner terrenos en manos de las comunidades marginadas, ampliando el acceso al crédito y dedicando fondos para la educación, capacitación e investigación para agricultores y trabajadores agrícolas que históricamente han sido excluidos.

  • Defenderá los derechos de los agricultores al luchar para aprobar la Ley de Equidad para los Trabajadores Agrícolas, garantizando que los trabajadores agrícolas sean una prioridad del USDA, apoyando la salud mental de los agricultores y trabajadores agrícolas afroamericanos y latinos, y negando el acceso a fondos para empresas agrícolas con un historial de transgresiones laborales y ambientales.

Esto y más es posible bajo los planes de Elizabeth. Haz clic aquí para continuar leyendo sobre cómo la administración Warren abordaría la discriminación y garantizaría la equidad para los agricultores de color, y aquí para leer sobre su plan para invertir en las comunidades rurales estadounidenses.

Miembros del servicio militar y veteranos

Los tres hermanos de Elizabeth sirvieron en el ejército y ella conoce los sacrificios que nuestros miembros del servicio y sus familias hacen por nuestro país.

Los latinos son el grupo minoritario de más rápido crecimiento dentro del ejército. El 43% de los reclutas hombres alistados y más de la mitad de las reclutas mujeres son latinos o parte de una minoría racial. Pero miembros del servicio latinos permanecen significativamente subrepresentados en los rangos de liderazgo.

Elizabeth cree que los miembros de nuestras fuerzas armadas son nuestra mayor ventaja estratégica, y nuestra comunidad de seguridad nacional solo se ve fortalecida por su diversidad. Ella honrará a nuestros miembros del servicio militar y veteranos y luchará para proporcionar a nuestras tropas, familias militares y veteranos los beneficios que merecen. La administración Warren:

  • Protegerá los beneficios ganados y asegurará que los salarios sigan siendo competitivos para todos los que sirven en las fuerzas militares. 

  • Ampliará el apoyo a las familias  militares al aumentar el empleo de cónyuges militares y el acceso a cuidado infantil de calidad.

  • Asegurará que todos nuestros veteranos y sus familias tengan la oportunidad de obtener capacitación laboral y títulos esenciales, sin asumir un centavo de la deuda por préstamos estudiantiles.

  • Asegurará que todo el personal militar tenga un lugar seguro y asequible para vivir, mejorando las viviendas militares, protegiendo a las familias del abuso de los propietarios y responsabilizando a los desarrolladores privados.

  • Protegerá a los veteranos inmigrantes y a los familiares de personas en el servicio militar de la deportación, asegurará que las mujeres tengan las mismas oportunidades para competir por el comando y los ascensos y mejorará la calidad y el acceso a la atención médica para los miembros del servicio que son mujeres, y protegerá a los miembros y veteranos LGBTQ+.

  • Priorizará el cuidado y la seguridad de aquellos que sirven o han servido en el servicio militar, luchando para eliminar el asalto sexual militar y el acoso sexual, poniendo fin al suicidio militar y veterano, lidiando con la crisis de opioides y adicciones, y abordando las heridas invisibles de la guerra como la exposición tóxica, el trastorno de estrés postraumático y las lesiones cerebrales traumáticas.

  • Protegerá a nuestros hombres y mujeres del servicio militar del fraude financiero y el abuso y protegerá a los veteranos de bajos ingresos y de la tercera edad de estafas enfocadas en sacar ventaja de sus beneficios de pensión.

  • Defenderá los derechos de los veteranos con discapacidad, garantizando el acceso al cuidado de salud de calidad y apoyando a los cuidadores de veteranos.

  • Preparará a los miembros del servicio para que regresen a la vida civil, eliminará el retraso que experimentan  los veteranos para recibir sus beneficios y luchará por los veteranos sin hogar.

  • Invertirá completamente en un sistema moderno de cuidado de salud del Departamento de Asuntos de Veteranos, digno para los veteranos.

Puedes leer su plan completo para cumplir nuestras promesas a los miembros del servicio militar, veteranos y familias militares aquí.

El programa del Seguro Social

Una cosa está clara: ahorrar para una jubilación decente se está volviendo aún más difícil y el programa del Seguro Social se ha vuelto la fuente principal de ingreso de jubilación para personas de la tercera edad.

En promedio los trabajadores latinos y afroamericanos tienen menos probabilidades de tener cuentas 401(k) y aquellos que sí las tienen, poseen saldos inferiores y por lo tanto tienden a retirarlas antes de la jubilación. El 40% de beneficiarios latinos dependen de los beneficios que reciben del Seguro Social como su única fuente de ingresos para su jubilación. El 62% de los trabajadores latinos mayores realizan trabajos físicamente exigentes lo que aumenta el riesgo y probabilidad de discapacidad, salida temprana de la fuerza laboral y reducción de los beneficios de jubilación.

Las desigualdades en salarios y las nociones equivocadas que no valoran la crianza de los hijos o el cuidado de parientes mayores también son barreras para la seguridad financiera en la jubilación. Cuando personas toman tiempo fuera de la fuerza laboral para brindar cuidado a un pariente, sus ingresos promedio de por vida y sus beneficios del Seguro Social son menores. Los latinos reportan las tasas más altas y la mayor cantidad de horas dedicadas al cuidado familiar. Y debido a que el acceso a la ausencia del trabajo por motivos familiares es particularmente limitado para las latinas, es más probable que pierdan sus empleos cuando faltan al trabajo para brindar cuidado, lo que puede llevar a reducciones en sus beneficios del Seguro Social. En el 2017, el beneficio promedio anual del Seguro Social para las latinas fue de solo $11,986.

Elizabeth ha ayudado a liderar la lucha en el Congreso para ampliar el programa del Seguro Social y su plan proporcionaría el mayor aumento para los beneficios del seguro social en casi medio siglo. El plan de Elizabeth para ampliar el programa del Seguro Social:

  • Ampliará los beneficios del Seguro Social y del Seguro de Incapacidad del Seguro Social de inmediato por $200 al mes o $2,400 al año para cada beneficiario actual y futuro del Seguro Social en Estados Unidos. 

  • Actualizará las reglas del programa del Seguro Social para mejorar los beneficios para las familias de bajos ingresos, las mujeres, las personas de color, las personas con discapacidad y los trabajadores del sector público.

  • Valorará el trabajo de las personas dedicadas al cuidado de otros creando un crédito nuevo para personas que toman tiempo fuera de la fuerza laboral para cuidar de un miembro de familia; reconociendo el cuidado de otros por el valioso trabajo que es.

  • Ampliará los beneficios para estudiantes de tiempo completo hasta la edad de 24 que tienen un padre con discapacidad o fallecido. 

  • Ayudará a las personas con discapacidad a crear seguridad financiera y a recibir el cuidado que necesitan financiando completamente la Administración de Seguro Social, al reescribir las reglas de elegibilidad para dejar de castigar a los beneficiarios por regresar al trabajo y al eliminar el período de espera de beneficios del Seguro de Incapacidad del Seguro Social de 5 meses y el período de espera de Medicare de 24 meses.

Haz clic aquí para continuar leyendo sobre el plan de Elizabeth para ampliar el programa del Seguro Social.

Valorando el trabajo de las mujeres de color

Nuestra sociedad y economía exigen tanto de las mujeres—pero ponen una carga particularmente difícil sobre las mujeres afroamericanas, latinas, indígenas, asiáticas, y otras mujeres de color. Más del 70% de las madres afroamericanas y el 40% de las madres latinas son las proveedoras principales de sus hogares—comparado a menos de un cuarto de las madres blancas. Y la brecha salarial que enfrentan las latinas es asombrosa: las latinas en promedio ganan sólo $.53 por cada dólar que ganan los hombres blancos.

Las experiencias de las mujeres de color no son unidimensionales: El estatus inmigratorio, la orientación sexual, la identidad de género y las habilidades afectan la manera en que el trabajo de una persona es valorado en el lugar de empleo. Pero nuestra economía debería esforzarse por las mujeres de color en el mercado laboral como ellas se esfuerzan por mantener a nuestra economía y a sus familias. 

Es por eso que Elizabeth introdujo un plan: una serie de acciones ejecutivas para implementar en el primer día de la administración Warren para incrementar los sueldos de las mujeres de color, abrir nuevos caminos a las posiciones de liderazgo que ellas se merecen y fortalecer acciones contra la discriminación sistémica. 

Haz clic aquí para leer más sobre el plan de Elizabeth para valorar el trabajo de las mujeres de color.

Un impuesto sobre los ultra-millonarios

Los ricos y poderosos controlan a Washington. Y lo que es más asombroso: Después de beneficiarse de la economía que han manipulado, no pagan impuestos sobre la riqueza acumulada. 

Necesitamos transformar fundamentalmente nuestro código fiscal para que podamos recolectar impuestos sobre la riqueza de los ultra ricos, y no solo sobre sus ingresos. El impuesto a los ultra millonarios (también conocido como el impuesto de dos centavos) solicita a las personas más ricas del país que contribuyan un poco más para que podamos financiar inversiones cruciales que brinden oportunidades a millones de estadounidenses.

Así es como funciona: Las familias que cuentan con un patrimonio de $50 millones o más—aproximadamente las 75,000 familias  más ricas—pagarían un impuesto de 2% (o dos centavos) sobre cada dólar de patrimonio de más de $50 millones y un impuesto de 4% (o cuatro centavos) sobre cada dólar de patrimonio de más de mil millones.

Es así de simple.

La riqueza en este país es tan desigual que este pequeño impuesto sobre las familias más ricas generará $3.75 billones durante un periodo de diez años. Piensa en cómo podríamos usar ese dinero. Podemos invertirlo en:

  • cuidado infantil universal y pre-kinder, incluso aumentar los salarios de los trabajadores que cuidan niños y de los maestros del pre-kinder, 

  • una inversión histórica de $800 mil millones en nuestras escuelas públicas;

  • escuela técnica y universidad pública de dos y cuatro años sin matrícula, 

  • cancelación de la deuda por préstamos estudiantiles para el 95% de los 45 millones de personas que la tienen, y 

  • un fondo de $50 mil millones para Colegios y Universidades Históricamente Afroamericanas e Instituciones Dirigidas a Minorías, incluyendo las Instituciones Dirigidas a Hispanos y las Universidades Tribales.

Esta es una inversión en el futuro de nuestra sociedad.

Haz clic aquí para leer más sobre el impuesto a los ultra millonarios.