Un impuesto a los ultra millonarios

Un impuesto de dos centavos, por cada dólar, sobre las grandes fortunas de más de $50 millones puede generar casi $3 billones para reconstruir la clase media de los Estados Unidos. Añade tu nombre si estás de acuerdo: Es tiempo de que los ricos paguen lo que les corresponde.

Por décadas, los ricos y bien conectados se han aprovechado del gobierno estadounidense haciéndolo trabajar por sus propios intereses. Como resultado, un grupo pequeño de familias se ha adueñado de una cantidad masiva de la riqueza que han producido los trabajadores estadounidenses, mientras la clase media estadounidense se ve en aprietos.

El resultado es una concentración de riqueza extrema que no se ve en ninguna otra economía líder en el mundo. Los 400 estadounidenses más ricos tienen actualmente más riqueza acumulada que todas las familias afroamericanas y un quarto de las familias latinas combinadas. Según un análisis de los economistas Emmanuel Saez y Gabriel Zucman de la Universidad de California-Berkeley,  los estadounidenses más ricos, el 0.1% de la población, han casi triplicado sus riquezas de un 7% a un 20% desde finales de los ‘70 hasta 2016, mientras la porción de riqueza que comparte el otro 90%  de la población ha disminuido de 35% a 25% durante ese mismo periodo. Es decir, las 130,000 familias más ricas de los Estados Unidos ahora tienen casi la misma cantidad de riqueza que más de 110 millones de familias.

Nuestro código fiscal se enfoca en recolectar impuestos sobre los ingresos anuales, pero la riqueza de una familia también es un indicador de cuántos beneficios han obtenido dentro de la economía y su capacidad de pagar los impuestos. Y comparado con esta riqueza, nuestro sistema de impuestos pide mucho menos de los ricos que de los demás. Según Saez y Zucman, se estima que 0.1% de las familias más ricas deben 3.2% de su riqueza en impuestos federales, estatales, y locales este año, mientras que 99% del resto de la población debe 7.2%. 

Aunque debemos hacer que nuestros impuestos sobre los ingresos sean más progresivos, esta medida por sí sola no va a arreglar nuestro código fiscal ni nuestra economía imparcial. Considera a estas dos personas: por un lado, un heredero con $500 millones en yates, joyas, y arte; y por el otro lado, un docente sin ahorros en su cuenta bancaria. Si ambos, el heredero y el docente, ganan $50,000 de ingresos laborales el próximo año, pagarían los mismo en impuestos federales, pese a sus distintas circunstancias. Aumentar los impuestos sobre los ingresos no abarcará la totalidad de este problema. 

Por eso necesitamos un impuesto sobre la riqueza. El “Impuesto para los Ultra-millonarios” recolectará sobre las riqueza materiales de los estadounidenses más adinerados. Este impuesto aplicará solamente a las familias que cuentan con un patrimonio de $50 millones o más—aproximadamente las 75,000 familias  más ricas, o sea el 0.1% de la población. Estas familias deberán pagar un impuesto anual de 2% sobre cada dólar de patrimonio de más de $50 millones y un impuesto de 3% sobre cada dólar de patrimonio de más de mil millones. Debido a que la riqueza está tan concentrada, este pequeño impuesto sobre las 75,000 familias más adineradas creará $3.75 billones en ingresos presupuestarios durante un periodo de 10 años.

Tasas e ingresos

  • Ningún impuesto adicional sobre cualquier hogar con un patrimonio menor de $50 millones (el 99.9% de las familias estadounidenses)

  • Un impuesto anual de 2% del patrimonio familiar entre $50 millones y mil millones 

  • Un impuesto adicional de 4% anual a los más ricos que cuenten con un  patrimonio familiar por encima de mil millones (6% de impuestos en total). 

  • Un ingreso presupuestario total de $3.75 billones durante 10 años

DETALLES ADICIONALES

  • Se incluye todo activo en la calculación del patrimonio, lo cual producirá más ingresos y reducirá las oportunidades de evitar y evadir pagar los impuestos

Todo patrimonio familiar mantenido en cualquier lugar del mundo se incluirá en la calculación, incluso residencias, PYMES, activos guardados en fideicomisos, activos para la jubilación, activos bajo el nombre de un hijo menor de edad, y propiedad privada con un valor de $50,000 o más.

  • Se le permitirá a los contribuyentes a diferir el pago del impuesto con intereses por hasta cinco años:

Para el contribuyente poco común que cuente con un patrimonio altísimo pero con limitaciones de liquidez que harían del pago de este impuesto un poco difícil, habrá una opción de posponer el pago del impuesto, con intereses, por hasta cinco años. El IRS también será instruido a establecer reglas para los casos en los cuales un aplazamiento sea necesario para prevenir los impactos negativos no deseados sobre una empresa activa, o un contribuyente que enfrente circunstancias inesperadas que justifiquen una demora. 

  • Evaluando los activos con el fin de establecer un Impuesto para los Ultra-millonarios proveerá una oportunidad de reforzar y expandir las reglas actuales de tasación para el impuesto sobre la herencia:

El IRS ya tiene reglas para establecer el valor de muchos patrimonios con el fin de un impuesto sobre las herencias. El Impuesto para los Ultra-millonarios es una nueva oportunidad para ajustar las reglas actuales para cerrar vacíos legales y desarrollar nuevas reglas de valuación según se necesiten. Por ejemplo, el IRS estaría autorizado a usar métodos excepcionales de valuación retroactivos y prospectivos para patrimonios que son más difíciles de tasar, como por ejemplo PYMES e inmuebles no ocupados por el dueño.

  • La propuesta también incluye fuertes medidas contra la evasión de impuestos, incluyendo pero no limitado a: 

  • Un aumento significativo al presupuesto de ejecución de la IRS.

  • Una tarifa mínima de auditoría para los contribuyentes sujetos al impuesto a los ultra millonarios

  • Un impuesto de “salida” del 40% sobre cualquier ciudadano con patrimonios de más de $50 mil millones que renuncie a su ciudadanía; y 

  • Un reporte sistemático por entidades terciarias que refuercen la información de impuestos sobre acuerdos de intercambios adoptados luego del “Foreign Account Tax Compliance Act.”

  • Los principales académicos de derecho creen que el Impuesto para los Ultra-millonarios es constitucional: 

Expertos en derecho han presentado dos cartas distintas en apoyo de la constitucionalidad de esta propuesta. 

EJEMPLOS

Una pareja casada con un patrimonio familiar de $100,000—el nivel medio en los Estados Unidos

  • No pagarían este impuesto porque están por debajo del umbral de los $50 millones

Una pareja casada con una residencia primaria y otra vacacional y considerables ahorros para la jubilación que suman un patrimonio familiar de $20 millones

  • No pagarían el Impuesto para los Ultra-millonarios porque están por debajo del umbral de $50 millones

Dueño de una empresa pequeña muy exitosa con un valor de $30 millones más activos adicionales que suman un patrimonio familiar de $40 millones

  • No pagaría el Impuesto para los Ultra-millonarios porque está por debajo del umbral de $50 millones

Gerente de fondos de cobertura con un patrimonio de $500 millones

  • Pagaría un impuesto de 2% sobre los $450 millones de patrimonio por encima del umbral de $50 millones, produciendo un pasivo anual de $9 millones

Heredero con un patrimonio de $20 mil millones

  • Pagaría un impuesto de 2% sobre los $950 millones entre los $50 millones y el mil millón, y un impuesto de 3% sobre los restantes $19 mil millones, produciendo un pasivo anual de $1.16 mil millones.

Nota: Elizabeth originalmente propuso un impuesto sobre el 2% del patrimonio entre $50 millones y mil millones, y un impuesto sobre el 3% del patrimonio que excede mil millones. El 1 de noviembre de 2019, Elizabeth propuso una sobretasa adicional del 3% sobre la riqueza de más de mil millones, aumentando la tasa anual total al 6% por cada dólar más de mil millones, lo que genera $1 billón adicional en ingresos.